PROTOCOLO DE ACTUACION ANTE UNA ROTURA FIBRILAR

PROTOCOLO DE ACTUACION ANTE UNA ROTURA FIBRILAR

Hoy hablaremos de las roturas fibrilares, éstas pueden darse por varias razones pero hablaremos de las más conocidas.

 

POR SOBRE-ESFUERZOS
En ocasiones sometemos a la musculatura a esfuerzos a los cuales no están acostumbrados,  sin un calentamiento adecuado y para los que, en muchas ocasiones, no están preparados.

 

POR UNA SOBRECARGA
Normalmente la suma de sobre-esfuerzos repetitivos o los entrenamientos en el deporte sobrecargan y acortan la musculatura formando contracturas,  que serían el paso previo a una distensión o una rotura si no se descarga.

 

DEBIDO A LA FATIGA MUSCULAR
Muchas veces cuando tras una actividad larga o intensa solicitamos al músculo para un esfuerzo y sus fibras ya están debilitadas o no están suficientemente hidratadas.

 

POR FALTA DE ELASTICIDAD
Los estiramientos son muy importantes, no sólo para la actividad deportiva,  sino para mantener la musculatura en su longitud normal y para contrarrestar los acortamientos de nuestro día a día.

 

POR FALTA DE TONO O MAL ESTADO DE LA MUSCULATURA
Esto puede ocurrir cuando nos encontramos bajos de defensas o no estamos preparados para la actividad que queremos realizar,  es decir,  no estamos en forma o no tenemos el tono muscular adecuado para ello.

En general mantener la musculatura acortada,  poco elástica y débil provoca también lesiones, ya que, la oxigenación y nutrientes que llegan a través de la sangre no son las necesarias para su correcto funcionamiento.

 

¿Cómo podemos saber que nos hemos hecho una distensión o una rotura fibrilar? 

Normalmente se suelen identificar por el llamado SINDROME DE LA PEDRADA,  ya que incluso nos giramos porque pensamos que alguien nos ha tirado una piedra, debido al pinchazo que produce una rotura.

En ocasiones puede ser sólo un aviso (nos da un dolor fuerte o engarrotamiento),  esto podría ser una distensión muscular o una contracción fuerte,  pero significaría que seguramente si continuamos lo siguiente sería rotura de fibras.

La mayoría de los casos las roturas se producen en los sprines, arrancadas fuertes, cambios de ritmo…

 

¿Qué protocolo de actuación debemos seguir?

1) Primero debemos CESAR LA ACTIVIDAD y ponerlos HIELO y las primeras 72 horas después de la lesión varias veces al día (ya que normalmente suele ser en extremidades y no en el tronco). No pongáis calor.

2) EVITAREMOS ESTIRAR (ya que esto podría hacer más grande la rotura) y también EVITAREMOS CONTRAER ESE MUSCULO (si es en las piernas o glúteos por ejemplo evitaremos caminar.

3) Si tenemos la información y los medios adecuados podremos INMOBILIZAR la zona. Independientemente de esto evitaremos mover las articulaciones que se encuentren arriba y abajo de la lesión para no empeorarla.

4) ACUDIREMOS A UN PROFESIONAL O A URGENCIAS,  aunque es recomendable reposar el día de la lesión y acudir al día siguiente,  ya que la inflamación y la hemorragia interna dificultarán el diagnostico.

5) Si creemos que la lesión es muy grave una ECOGRAFÍA nos informará del estado de la rotura y sino,  descansaremos 3 o 4 días y acudiremos a in fisioterapeuta ya que la correcta cicatrización y fortalecimiento evitarán lesiones futuras.

 

SI TE HA RESULTADO UTIL COMPARTE POR FAVOR

Please follow and like us:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *